World History of Male Love - Home Page Greek Mythology

Zeus and Ganymede

Erictonio que fue el primero en atar cuatro caballos a un carro, era el más rico de los mortales. Tuvo un hijo llamado Tros, señor de Troya, que tuvo a su vez tres hijos perfectos. Ilo, fundador de Ilia, Asaraco, y el semi-dios Ganímedes, el más hermoso de los humanos. Tros amó a Ganímedes desde lo más profundo de su corazón y dispuso que guardianes y tutores lo cuidasen mientras luchaba, cazaba con los perros o nadaba en las fuertes corrientes de las rompientes del cálido Mediterráneo.

Un día, al mirar desde su trono en lo alto del Olimpo, Zeus espió a Ganímedes, que estaba con sus amigos refrescándose bajo la atenta mirada de sus tutores mayores en los prados del Monte Ida. Instantáneamente, el Rey de los Cielos se prendió de amor por el los muslos del joven troyano. Con una rápida sacudida, Zeus se convirtió en una fuerte águila. Se dejó caer directo sobre el mundo de los humanos. Proyectando relámpagos en todas direcciones, el águila majestuosa se abalanzó y agarró delicadamente al joven por sus talones. Los tutores mayores intentaron detenerlo mientras los perros se ponían a ladrar como locos. Sin prestarles mayor atención, el dios y el joven se alzaron cada vez más alto hasta desvanecerse en el cielo azul.

Zeus Abducting Ganymede; 3rd c. CE Floor mosaic, provenance uncertain

En un abrir y cerrar de ojos, ambos llegaron al Olimpo. El águila dobló sus alas, se sacudió y volvió a recuperar su forma divina. Llevó a Ganímedes al lecho y le nombró su copero. Para hacerle sitio, sin embargo, Zeus tuvo que expulsar a Hebe, hija de Hera, quien servía las bebidas en los banquetes divinos. La llamó torpe y le acusó de haber tropezado. Hera lo vio todo y se volvió fuera de sí de rabia y celos.

Los demás dioses se regocijaron de contar con Ganímedes, pues su belleza les colmaba de gozo. Y Ganímedes vio cuán delicioso era servir néctar a los inmortales y, cuando llenó la copa de su amante, se cercioró de que primero apretaba sus labios contra ella, girándola suavemente mientras la ponía en la mano de Zeus.

Abajo, en la Tierra, el corazón de Tros estaba lleno de amargo dolor, pues no sabía a dónde había llevado su hijo aquella tempestad divina. Lloró sin parar, tanto que el propio Zeus se conmovió por su dolor. Le envió a Hermes como mensajero, para informarle de que el muchacho se hallaba ahora entre los dioses, inmortal y joven para siempre. Zeus dio a Tros a cambio de su hijo una pareja de yeguas blancas que eran inmortales y podían andar sobre las aguas, las mismas que llevan a los inmortales. El corazón de Tros se llenó de alegría y cabalgó con sus nuevos caballos tan rápido como el viento.

Hera, fuera de sí, dio rienda suelta a su rabia destruyendo a los troyanos. Pero Zeus, agradecido por el amor de Ganímedes, le hizo un sitio en las estrellas como Acuario, el Aguador. Y ahí sigue hoy en día, sonriendo y vertiendo néctar, resguardado aún hoy por el ala de la constelación del Águila.




Comentarios del mitógrafo

Estos mitos griegos están basados casi literalmente en restos antiguos, materiales hechos circular por mitógrafos modernos. Las fuentes van desde poetas a historiadores, desde dramaturgos hasta polemicistas paleocristianos. Por ello, debe tenerse presente que la forma que adoptan estas historias es la tardía, y llega a incorporar en muchos casos sensibilidades romanas.

Qué duda cabe de que jamás ha habido una versión "auténtica" de ninguna de estas historias, que fueron objeto de transmisión oral durante un periodo de dos mil años por una región que abarca tres continentes, desde el Mar Negro hasta las orillas del norte de África, un área que alberga en la actualidad a países tales como Bulgaria, Grecia, Turquía, Egipto, Italia, etc. No obstante, los mitos son el reflejo colectivo de un mundo en el que el amor entre hombres era totalmente compatible con vivir la vida sagradamente, una senda hacia el heroísmo y la divinidad.
gay sex


















Site Map