World History of Male Love - Home Page Biographies
 


Alexander the Great

LOS AMORES DE ALEJANDRO III DE MACEDONIA,
llamado también ALEJANDRO MAGNO.

Alexander the Great
Alexander the Great Alexander the Great
Alexander the Great
Alejandro Magno
Alexander the Great
Han venido circulando rumores sobre las intenciones de Oliver Stone de rodar una película sobre la vida del legendario hijo del Rey Felipe II de Macedonia y la reina Olimpia, la orgullosa muchacha de Épico de quien se enamoró en los misterios de Samotracia, en el año 358 antes de nuestra era. Ante ese proyecto se alza únicamente un obstáculo: el Gobierno griego. No desea que el nombre de uno de sus grandes héroes de la Antigüedad resulte devaluado ante la opinión pública por su pasión por las relaciones con hombres y su indiferencia para con el sexo débil.

Alejandro no sólo era famoso por sus hazañas militares casi sobrehumanas (tras dirigir sus primeras batallas siendo aún adolescente, se lanzó a la conquista de todo el mundo conocido y llevó a sus tropas desde las montañas del norte de Grecia hasta las fronteras de la India, sometiendo a todos los oponentes que halló en su camino, desde las ciudades-estado griegas a los reinos del África del Norte, Asia Menor y Persia) o por su crudeza en la batalla, a menudo atemperada por su magnanimidad para con los vencidos, sino también por su devoción hacia sus amigos y compañeros y también por el amor que compartía casi exclusivamente con varones de su clase, desde la más tierna infancia.

Nada fue consecuencia del azar. Nacido en agosto del 356 a. C., bajo el signo de Leo, era el producto por excelencia de una cultura guerrera patriarcal, un auténtico parangón de un mundo dominado por varones, regido por valores masculinos y por una estética masculina. Su tutor, desde los siete años de edad, fue el filósofo Aristóteles, quien trató tanto los excesos como las virtudes de la pederastia. Alejandro personificaría todos estos valores durante el resto de su breve pero tumultuosa vida, llegando incluso a sobrepasar ciertos límites al vivir su gran romance con un hombre de su misma edad, su amigo de la infancia Hefestión.

Lo que hoy puede resultarnos normal, el amor de un hombre por otro, era contemplado en la Antigüedad como una amenaza a la estructura social, en la que el hombre debía emparejarse con un par de adolescentes para educarlos y prepararlos para la vida adulta, atados cortos gracias al poder del amor erótico. Con seguridad, Alejandro tuvo también sus amores jóvenes, pedagógicos o no, aunque no por ello fuese insensible a los deseos que le inspiraron mujeres hermosas: Se casó con Roxana, princesa persa, hija de Oxiartes de Bactria, con quien tuvo un hijo. Posteriormente, tal y como nos cuenta el historiador griego Arriano, Alejandro, mientras estaba en Susa (Persia) "(…) celebró banquetes nupciales para sus compañeros; también tomó él una [segunda] esposa, Barsina, la hija mayor de Darío y, según Aristóbulo, una más llamada Parisatis, hija de Ocus (…)" [VII.5]. No está claro si estos matrimonios fueron políticos, por amor o por ambos motivos.

El otro gran amor de la vida de Alejandro fue el eunuco Bagoas. Se conocieron cuando Alejandro estaba de campaña contra el rey Darío de los persas. La guerra ya llevaba algún tiempo cuando Darío finalmente huyó mientras cada vez más de sus súbditos le abandonaban, hasta que fue asesinado por uno de ellos. Su general, Nabarzanes, fue de los últimos en abandonarle y, cuando se fue, se llevó consigo al joven Bagoas, bailarín, músico y favorito del rey caído. Pronto resultó claro por qué se había llevado al joven. Nabarzanes marchó a jurar fidelidad a Alejandro y ofrecerle ricos presentes; entre ellos, el hermoso muchacho que, dice la leyenda, pasó de ser el amante de un rey a ser el amante de otro. Aunque ya le habían regalado otros hermosos esclavos antes, Alejandro siempre los había rechazado y tomado la oferta como una afrenta. Esta vez, el carácter del joven corría parejas con su hermoso aspecto, por lo que la amistad surgió entre él y el rey guerrero, una amistad que había de ser para toda la vida. Que esto no es una suposición gratuita nos viene confirmado por muchos historiadores de la época; entre ellos, Plutarco, quien acompañó a Alejandro en esa campaña y escribió un par de años después, tras un concurso de baile que Bagoas había ganado, que Alejandro llamó a Bagoas a su lado. "A lo que las tropas macedonias prorrumpieron en gritos para que le besara, hasta que finalmente lo tomó en sus brazos y lo besó ardientemente."

Este nuevo amor no afectó en modo alguno la profunda devoción que le ataba a Hefestión, que sólo concluyó con la muerte de este durante las fiestas veraniegas de Ectabana, en Persia, mientras volvían desde la India hacia su tierra natal. Alejandro, que hasta entonces había resistido sin inmutarse privaciones y heridas que habrían derribado a hombres más débiles, se sintió destrozado por esta pérdida. Se dice que yació sobre el cuerpo de Hefestión un día y una noche, hasta que finalmente hubo de ser separado del mismo por sus amigos. Durante tres días más, permaneció mudo, llorando, sin probar bocado. Y cuando por fin se levantó fue para raparse el pelo y ordenar que se retirasen todos los adornos de la ciudad de las paredes. Finalmente, prohibió cualquier música en la ciudad y ordenó que todas las ciudades del imperio realizasen funerales. Después, despachó mensajeros al oráculo de Amón en el oasis de Siwa, en Egipto, para pedir que se le concediesen honores divinos a su amigo difunto. El cuerpo de Hefestión fue embalsamado y transportado a Babilonia para proceder a su quemado en una pira funeraria. Poco podía imaginarse Alejandro que la misma Babilonia sería su última etapa. Se vio obligado a permanecer allí durante los tórridos meses del verano, con sus plagas de mosquitos, y allí enfermó y murió rápidamente. Por nuestras cuentas, en el año 323 a. C., Alejandro Magno contaba 33 años de edad.





Alexander the Great
Yalouris Nikolaos et al., The Search for Alexander,
New York Graphic Society, 1980.
Alexander the Great
Plutarch The Lives
The Modern Library, New York; 2001.
Alexander the Great

Alexander the Great on the Web - the preeminent website on Alexander the Great in history and culture. It sorts and describes some 1,000 online resources, from biographies to movies, academic papers to political and sexual arguments.

 










Site Map